Santorini – Días 14 al 16

Qué ver en Santorini: Oía, Playa roja y Fira

Llegamos a una de las mejores islas Jónicas, todas las personas que han ido, nos han comentado lo bonita que es y lo masificada que esta. Por suerte nosotros pudimos disfrutar de Santorini en 3 días con muy pocos turistas, y eso le da un plus a este viaje.

Dudábamos de alquilar moto o coche, ya que siempre hemos alquilado coche en todos los viajes que hemos hecho, pero esta vez queríamos visitar la isla en moto y así fue. Pudimos comprobar que no es necesario para nada el coche, incluso mejor la moto para poder aparcar en las playas y en los miradores, todo y que por suerte no había mucha gente.

Nos alojamos en el sur este de la isla, de donde no teníamos más de 30 minutos a cualquier lugar de la isla.

Puedes leer este post que te dejamos aquí con todas las cosas que ver y hacer en Santorini mucho más amplio.

Santorini

Esta isla producto de una gran erupción volcánica tiene forma de media luna con varias islas alrededor de su famosa caldera en la que además destaca su configuración geológica, que le da un aspecto diferente a otras islas del Mediterráneo, destacando en esta sus preciosos pueblos, asomados a acantilados, de fachadas blancas, y puertas y ventanas de un azul vibrante.

Darte un chapuzón en alguna de sus playas, ver la puesta de sol sobre la caldera desde algún mirador, hacer alguna ruta de senderismo, disfrutar del ambiente de Fira, enamorarte mientras paseas por Oía o visitar yacimientos arqueológicos como Akrotiri, son algunas de las mejores cosas que ver en Santorini.

Oía

Construida en la ladera del acantilado, con unas vistas increíbles de la Caldera, recorrer sus calles es algo obligatorio, ya que es en ellas donde se encuentra el principal atractivo de la localidad, cada vez más saturadas de restaurantes y tiendas, que conviven con muchas de sus casas, excavadas en roca, que a día de hoy se han convertido en alojamientos de lujo, en los que no puede faltar la pequeña terraza con piscina de aguas azules, que compiten en belleza con las aguas de la Caldera, en el horizonte.

Aunque como te comentamos lo mejor de Oía es perderte por sus calles, en busca de rincones y tiendecitas, estamos seguros que también querrás hacerte la típica foto en la que salen de fondo las características cúpulas azules de las iglesias ortodoxas griegas que salpican el acantilado.

Cupulas de Oía

Lo primero que debes saber es que hay 2 cúpulas azules, que son las más famosas y la mayoría de las fotos que verás, son de las mismas, pero desde diferentes perspectivas.

Debe saber que dada la masificación de la isla, la mayoría de accesos para hacerse estas fotos son caminos o accesos privados, con lo que deberás pedir permiso. Nosotros al ser verano de pandemia en el 2020, y encima llegar a primera hora de la mañana pudimos hacer las fotos sin problema.

Fira

Conocida por ser una de las paradas obligatorias en Santorini, Fira es además uno de los lugares preferidos por los viajeros para alojarse, ya que suele tener precios más ajustados que Oía además de contar con numerosos lugares de restauración.

Imerovigli

Esta pequeña aldea, ubicada al lado de Firostefani, es conocida por el famoso trekking de Skaros, después del que llegarás a Ekklisia Theoskepasti, una iglesia preciosa, en la que diríamos, es la ubicación más increíble que hemos visto nunca.

Aunque la aldea no tiene mucho que ver, únicamente por el trekking, que no te llevará más de una hora, merece la pena hacer una parada, ya que es uno de los lugares que ver en Santorini imprescindibles.

Pyros

Este pequeño pueblo es una parada perfecta en cualquier ruta por el interior de Santorini, para conocer ese otro aspecto más local, que se ha perdido en cierta manera en lugares como Oía o Fira que se han rendido al turismo, olvidándose en cierta manera de ese aspecto más tradicional que aún conservan pueblos como Pyrgos.

Para nosotros el pueblo más bonito y más autentico de toda la isla.

Playa Roja

Podríamos decir que esta es la playa más turística y conocida de Santorini, además de ser la más curiosa, por ser roja. Sí, has oído bien. El color de su arena es rojo, al igual que la pared que la protege, haciendo de ella una imagen realmente única que contrasta con el azul de sus aguas y que la han convertido en uno de los lugares que ver en Santorini más visitados.

Todo y estar en un verano atípico donde podemos disfrutar de todos los lugares sin mucha gente, en esta playa es donde más “masificación” encontramos, y nosotros preferimos los lugares tranquilos, así que descubrimos por casualidad, otra playa, que no es tan conocida, pero a la que pudimos disfrutar de toda la costa de Santorini para nosotros solos.

Kántharos Beach

Como os hemos dicho, nos encantan esas playas que, aunque no sean las más visitadas, las podemos disfrutar totalmente solos, o con muy poca gente, y esta es una de ellas.

Hay un poco de parking y bajas un pequeño camino, en menos de 5 minutos os encontrareis la playa de piedras ( aconsejamos llevar calzado acuático ) donde probablemente no haya mucha gente, y está muy escondida detrás de sus acantilados.

Nos vamos con la sensación después de 3 días en la isla de que lo hemos visto y recorrido todo sin dejarnos ningún rincón sin visitar, pero con ganas de quedarnos días y días a disfrutar de sus playas y sus pueblos. Seguimos pensando que, todo y estar en un verano extraño, somos muy afortunados de visitar estos lugares casi en solitario. De vuelta ya a Atenas, recogemos nuestro coche aparcado en el aeropuerto y ponemos rumbo a Macedonia del Norte, nuestra siguiente parada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *