Dia 3, 4 y 5: Santa claus Village y Rovaniemi

Santa Claus Village

A la mañana siguiente visitamos Santa Claus Village, una de las visitas más típicas si viajas a Laponia, por suerte nosotros ya estábamos en temporada baja, los precios eran más asequibles y no estaba masificado. Entre algunas actividades que hicimos en Santa Claus Village fue visitar la reserva de Huskies y dar un paseo en trineo con ellos.

Hay un montón de actividades para hacer aquí, sobre todo si venís con niños.

Por nuestra parte y una vez visitado nos dirigimos a la Rovaniemi ya que queríamos hacer alguna excursión con moto de nieve etz..

La verdad es que todo y estar en temporada baja los precios son prohibitivos, después de mirar con varias empresas decidimos hacer una excursión en moto de nieve, y por suerte fuimos solos con el guía.

Para mí la mejor experiencia de este viaje, un trayecto de algo más de 1 hora, metido por los bosques de Laponia en moto de nieve con parada para toma un buen té calentito en medio de un especie de lago. Había otras opciones que pasabas varias horas y te llevaban a ver auroras boreales por la noche en moto de nieve, pero se nos escapaba del presupuesto y para las fechas que estábamos era más probable que no viéramos ninguna aurora boreal, así que decidimos descartarlo.

En parte lo descartamos porque dormimos una noche en uno de los mejores hoteles de Laponia, una especia de iglú de cristal donde podríamos ver por la noche estirados desde la cama las auroras boreales.

Como siempre, lo mejor de ir en temporada baja es que estábamos completamente solos, en el hotel ( en la zona enorme con diferentes iglús de cristal ), y sobre todo el precio es mucho más económico, ya que este tipo de habitación suelen costar unos 1.000 euros la noche.

El día siguiente lo dedicamos a visitar la capital de Laponia.

Vuelta a Helsinki y llegada al aeropuerto

Nuestro último día empezaba con unas horitas condicionado de nuevo por Finlandia.

Nuestro avión salía por la tarde noche, así que decidimos dejar el ultimo día para volver con calma y dirigirnos directamente al aeropuerto.

No es un aeropuerto muy grande ni muy complicado, lo que si qeu tiene un poco de dificultad es coger y dejar el coche ya que se encuentra en un edificio colindante con unos ascensores y tienes que encontrar tu coche, en nuestro caso nos costó un poco, pero como siempre preguntando conseguimos dejar el coche donde tocaba y prepararnos para un trayecto muy tranquilo de menos de 4 horas de vuelta a casa y de vuelta al buen clima, ya encontrábamos a faltar esas temperaturas agradables de finales de Abril después de pasar unos días en uno de los lugares más fríos del mundo.

Nos vemos en el próximo viaje.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *